Cosas mías

No sé si serán cosas mías pero no creo que pertenezca a esta época, no digo que no me adapte ni que se estén haciendo las cosas sumamente mal, simplemente es lo que hay, es lo que sucede hoy en día y está bien, pero no voy a mentir, miro a mi alrededor desde otra perspectiva, como si no formara parte de ese colectivo aunque a veces me pueda comportar como tal.

Siempre he sido muy observadora y me encanta sentarme en cualquier sitio yo sola y admirar a la gente, su lenguaje corporal y contemplar el movimiento de personas imaginando cómo serán sus vidas o intuyendo a través de la energía que me transmiten si tienen un buen o mal día.

No me interesan los cotilleos, simplemente les miro. Cosas mías.

Algo que comparten es que todos están demasiado ocupados haciendo nada, caminando con o sin rumbo con la mirada dirigida hacia el móvil, no voy a ser hipócrita diciendo que yo no lo haga pero intento evitarlo porque no es necesario estar cara a una pantalla 24 horas.

Considero que se pierden grandes cosas como por ejemplo alcanzar a un anciano a punto de dejar esta vida, que en vez de observar sus pasos hagan como si no existiera cuando lo cierto es que desprenden vida y experiencia a pesar de caminar como un caracol.

Considero que es más gratificante también acariciar las plantas que te vas encontrando por el camino en vez de llevar el móvil en la mano e impedirte sentir. Cosas mías lo son ir en el tren y ver que no hay comunicación ninguna entre las personas y bendito sea el día en el que alguien decide hablarte porque percibe que te ve aburrido a pesar de estar disfrutando del viaje tras la ventana, pero no molesta, se agradece encontrar a personas que quieren mantener una conversación real alejados de la tecnología por mucho que luego no te vayan a volver a ver.

Cosas mías pero… que sexy encuentro a la gente leyendo un libro en el último vagón y que desafortunado ver cuando se hacen 100 selfies hasta encontrar la foto indicada para subir a Instagram. Todos lo hacemos, unos más y otros menos, pero que no se os escape lo que tenéis al frente, en vez de estar continuamente con la mirada dirigida hacia bajo, que además de cansarte la vista inútilmente suceden grandes cosas al alcance de todos, simplemente hay que saber ver. Te invito a ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s